Nueva York, una galería de arte infinita al aire libre

Este artículo apareció originalmente publicado en ABC el 22/07/2012

Charles_Long_MSP_JamesEwing

Actualmente en la Gran Manzana se pueden ver piezas que homenajean a obras clásicas como el David de Miguel Ángel, ejemplos de corrientes modernas e intervenciones reivindicativas

Nueva York en verano se transforma en un gran museo de arte al aire libre. Sus calles se convierten en la mejor galería para obras que no solo muestran las últimas vanguardias creativas, sino que ayudan a embellecer y revitalizar la ciudad.

Sobre su asfalto y resguardadas a la sombra de árboles y rascacielos, actualmente en la Gran Manzana se pueden ver piezas que homenajean a obras clásicas como el David de Miguel Ángel, ejemplos de corrientes modernas e incluso intervenciones reivindicativas.

Entre las obras más curiosas que actualmente moran la ciudad está «Pet sounds». Creada por Charles Long y ubicada en el parque de Madison Square, esta instalación musical e interactiva parece sacada de un universo alternativo en el que los metales se funden y deforman libremente, creando figuras de las que emergen misteriosos sonidos.

Otra llamativa pieza es «How I roll», una avioneta de 10 metros que gira sobre un mismo eje infinitamente. La escultura, ubicada frente a Central Park, es la creación de la artista italiana Paola Pivi y ha sido bautizada como «la pieza de arte público más atrevida que Nueva York ha visto en mucho tiempo», según la revista GalleristNY. La obra ha sido comisariada por Public Art Fund, la misma organización detrás de la escultura «The Andy Monument», un homenaje a Andy Warhol creado por el artista Rob Pruitt y que estará expuesto en la plaza de Union Square hasta septiembre.

Escaparate del mejor arte urbano

Gran parte de la responsabilidad de que Nueva York se haya convertido en un escaparate del mejor arte urbano es del Departamento de Transporte (DOT) del Ayuntamiento. En 2008 este departamento lanzó Urban Art, un proyecto para revitalizar y alegrar algunos de los espacios que gestiona en los cinco distritos de la ciudad. A través de un concurso, la ciudad pone a disposición de cualquier artista estos espacios donde, de salir vencedores, podrán plasmar su creatividad. Así, elementos tradicionalmente grises y anodinos como las aceras, las vallas de una obra o las barreras que separan una carretera de una vía peatonal han adquirido un nuevo uso como lienzo.

Una de las obras que ha encontrado así su hueco en la ciudad es la escultura «Movimiento clásico», una reproducción del David de Miguel Ángel creada por el artista español dEmo en colaboración con la firma italiana de moda Missoni. Este David tiene las mismas dimensiones que el original del maestro italiano, solo que su esbelta figura en esta ocasión esta revestida por un ceñido mono cuyo con un estampado de la casa italiana de moda que le da un aire mucho más moderno y actual.

Otras obras recién llegadas a la ciudad son la instalación de Yayoi Kusama en el parque Hudson River, que coincide con una exposición retrospectiva de su carrera en el Museo Whitney; o el mural «Love explosion» del brasileño Eduardo Kobra, visible desde el Highline Park.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s